Terrorismo de Estado

En la penumbra del silencio, aguardan historias de vida cuyos destinos fueron truncados por la profunda huella que marcó la violación sistemática de los derechos humanos en Chile, donde torturas, homicidios, exilios y desapariciones forzadas, impusieron un silencio que por miedo o complicidad, censuraron una parte de la memoria histórica del país. A pesar de que muchos de estos relatos permanecen bajo el manto del negacionismo, otros en cambio, ven la luz pública para develar los crímenes perpetrados por agentes del Estado en más de 1.160 recintos públicos y privados. Entre ellos, los infranqueables muros del Grupo de Instrucción de Carabineros y la Base Aérea Cerro Moreno de Antofagasta.

I – SANGRE VERDE: TORTURAS EN NOMBRE DE LA PATRIA

Viejos tablones de madera crujían cuando los firmes pasos de carabineros marchaban al ritmo de un plan siniestro. A lo lejos se escuchaban relinchos y un olor a excremento de caballo daba señales sobre dónde podrían estar. En ese momento, la única certeza era que detrás de esas paredes verdes, la ciudad parecía seguir la rutina con normalidad.

Con los ojos vendados y un bebé de un mes de vida entre sus brazos, una adolescente de 17 años llamada Sandra Gahona, podía palpar el miedo que cada vez se hacía más denso en el ambiente. Ella sabía que era el comienzo de una dolorosa memoria que perduraría hasta el último día de su vida.

La hermana de los extremistas

La acción represiva de la dictadura militar no sólo persiguió a ciudadanas y ciudadanos disidentes, sino que también a las personas sin militancia política, tal como consigna el Informe Rettig de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación. Este fue el caso de Sandra Gahona, “la hermana de los extremistas”, como la llamaban sus torturadores.

La historia de Sandra forma parte de la larga lista de mujeres que tras ser secuestradas y torturadas, fueron por sobre todo víctimas de la violencia sexual. Según cifras de la Comisión Valech, en Chile hubo alrededor de 230 mujeres detenidas estando embarazadas, algunas dieron a luz en prisión, otras abortaron a causa de las torturas, y otras quedaron embarazadas producto de las violaciones perpetradas.

Enfrentando violentos contrastes en su vida, Gahona había dado a luz a su hijo en fechas cercanas al día en que su primo, Norton Flores, fue acribillado con ráfagas de ametralladoras la madrugada del 19 de octubre de 1973, en el paso de la Caravana de la Muerte por Antofagasta.

Fue un 5 de diciembre de 1973 cuando Sandra decidió presentarse ante la Fiscalía Militar junto a su hijo de tan sólo un mes de vida. El motivo: la necesidad de apelar para reducir los 50 años de presidio de su hermano mayor, Osvaldo Antivilo, condenado por militar en el Partido Comunista.

Sandra Gahona, “la hermana de los extremistas”.

Esperando durante largas horas con el bebé entre sus brazos, en tan sólo una fracción de segundo, el escenario de la Fiscalía Militar se fue a negro. Una capucha envolvía su rostro y desde ese momento, sólo quedaba suplicar que no le hicieran daño a su hijo.

Horas más tarde, Sandra fue trasladada en un furgón manejado por agentes del Servicio de Inteligencia de Carabineros (SICAR). Una vez que llegaron a su destino, la ubicaron en la pérgola del Grupo de Instrucción mientras designaban su celda.

Grupo de instrucción de Carabineros Antofagasta.

Perdiendo la noción del tiempo, el paso de los días los contabilizaba con rayas en la pared. Cada día implicaba una pesadilla distinta –fueron 45 en total-, y dependiendo de la voz del torturador, Sandra sabía lo que le esperaba. “Podía distinguir entre el que me sacaba para colgarme durante horas; el que me daba golpes con sacos húmedos o el que me llevaba a un cuarto para violarme”.

Años más tarde, logró reconocer al torturador que abusaba sexualmente de ella: el ex carabinero y agente del SICAR, Héctor Obando, quien la sacaba de su celda más de diez veces en el día. Lo que se sabe actualmente de este personaje, es que fue condenado el 2011 por el delito de tenencia ilegal de armas en Puerto Montt.

A pesar del dolor insoportable, Sandra no podía gritar ni sacar la voz. “Les causaba mucha rabia que no me quejara ni gritara. Me insultaban por eso y me torturaban más aún”, comenta con extrañeza y concluye que, “fue un mecanismo de defensa (…). Hasta que conocí la parrilla”, un catre metálico donde le aplicaban electricidad en sus genitales.

Los brutales métodos de tortura no podían cruzar la línea de la muerte, y en esa misión participaban médicos y enfermeros cómplices que prestaban asistencia en los centros de detención. Así fue como llevaron a Sandra a enfermería para frenar múltiples hemorragias internas que le habrían provocado.

Durante la atención médica cargada de violencia psicológica, Sandra se encontró con la sorpresa de ser atendida por un reconocido ginecólogo de Antofagasta, quien actualmente lleva la bandera de lucha por conflictos medioambientales en la ciudad.

Sueños truncados, ideales enterrados

En los años 70, un joven entusiasta llamado Nelson Ormeño, estudiaba Pedagogía en Lengua Castellana en la Universidad del Norte. A sus 24 años, enfrentaba una época universitaria de fervor político, donde organizaciones estudiantiles despertaron por un deseo de cambio y transformación basado en la educación.

“Cuando educas al pueblo comienzan a darse cuenta dónde están las miserias y quiénes las producen”, afirma Ormeño, que al revivir este capítulo de su vida, recordó cómo las injusticias sociales removían sus convicciones, despertando su motivación por ser parte del Frente Estudiantil Revolucionario (FER).

Nelson Ormeño Olivares.

La clave de esta unión entre jóvenes que perseguían los mismos ideales, tenía su esencia en el querer “proyectarse como personas que pudieran realizar un verdadero cambio social”. Pero luego de la dictadura militar, “muchos de estos sueños se murieron, y sus idealistas hasta el día de hoy, están desaparecidos”, lamenta Ormeño.

Nelson estaba terminando de realizar una clase cuando fue detenido en agosto de 1974. A pesar de tener los ojos vendados, él sabía perfectamente dónde estaba. Lograba visualizar a través de la tela a carabineros haciendo guardia en la entrada del recinto; le sorprendía ver lo jóvenes que eran.

Ormeño estuvo detenido en dos ocasiones en el Grupo de Instrucción de Carabineros, y en ambas instancias, enfrentó las torturas del catre metálico donde le aplicaron electricidad en los testículos, lengua y dientes; además de recibir golpes y patadas en todo el cuerpo. “Durante las interrogaciones me desnudaron y humillaron, querían hacerme sentir poca cosa, bajar mi calidad de ser humano”, recuerda Nelson y afirma que los responsables, pertenecían a la Comisión Civil de Carabineros.

José Torres Órdenes

Durante los obscuros días en el Grupo de Instrucción, Nelson reconoció un rostro familiar que lo transportó a las cálidas calles de la ex oficina salitrera Pedro de Valdivia, donde conoció a su amigo de infancia, José Torres. Ormeño jamás habría imaginado que décadas más tarde, se reencontraría con su compañero de escuela en un recinto de torturas.

Delatado por el mismo individuo que reveló la identidad de Nelson, José Torres, en ese entonces profesor de coro de la Universidad de Chile sede Antofagasta, fue prisionero político a los 22 años por ser parte del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). “Me detuvieron en la vía pública en la población Corvallis. Allí me encapucharon y me metieron en una citroneta con una pistola cañón apuntando en mi espalda”.

Grupo de Instrucción de Carabineros

Torres comenta que cada vez que escucha el pasar del tren revive las emociones de las torturas, visualizando las veces que lo dejaron atado de pies y manos en el catre metálico, aguantando durante horas un dolor indescriptible con la ropa mojada por su propia orina.

Ferrocarril de Antofagasta junto al grupo de instrucción.

Algunos encerrados en calabozos y otros en barracas de madera, allí permanecían de pie durante horas con las manos y pies engrillados. Para ir al baño, todas las mañanas sacaban a las y los presos en fila india, caminando vendados con la mano derecha sobre el hombro del compañero de adelante. Hacían sus necesidades en un tarro común, y a veces, compartían el mismo inodoro donde los observaban y obligaban a dejar la puerta abierta. “Mientras estábamos ahí vendados, no cesaba el afán por parte del personal de carabineros de querer quebrarnos moralmente”, afirma un ex preso político de siglas G.L.

“Cuando me liberaron, lo primero que pensé al llegar a la esquina de Matta con Cautín, era tirarme a la rueda de un auto y morirme. Ya no aguantaba… No podía superar nada más con ese dolor y ese miedo de que me pudieran llevar de nuevo”, recuerda con pesar José Torres.

Caso Gumercindo Álvarez: ¿Homicidio en el Grupo de Instrucción?

El ministro en visita por casos de violaciones de derechos humanos de la Corte de Apelaciones de La Serena, Vicente Hormazábal, asumió el 2017 las investigaciones judiciales del Norte Grande y Norte Chico, liderando las pericias de Antofagasta.

Según cifras reveladas por el ministro Hormazábal, en Antofagasta existen 25 procesos judiciales vigentes por delitos de lesa humanidad. Del total de las denuncias, tres son las causas vigentes que corresponden a los crímenes cometidos al interior del Grupo de Instrucción de Carabineros. Entre ellos, el caso del obrero socialista Gumercindo Álvarez, detenido por miembros de la FACH el 2 de septiembre de 1974.

La versión oficial de este caso, que actualmente se encuentra en tela de juicio, relata que Álvarez se habría ahorcado en un calabozo del Grupo de Instrucción de Carabineros. Sin embargo, según antecedentes de la Comisión Rettig, el cuerpo de Gumercindo tenía quemaduras en los testículos, carecía de uñas y mostraba signos de haber estado maniatado, por lo que la teoría del suicidio no era de fiar.

“Hicimos una exhumación del cadáver y aparecieron fracturas costales. Evidentemente, si es que no fue un homicidio, este hombre sufrió muchas torturas antes de quitarse la vida”, comentó el ministro a El Mercurio de Antofagasta. Además, cuatro días después de su detención, funcionarios de carabineros habrían llegado a la casa de Álvarez para informar a la familia que estaba hospitalizado y en estado de gravedad. Sin embargo, una vez que llegaron al hospital, descubrieron que Gumercindo habría llegado muerto en un furgón de carabineros la noche anterior.

II – LOS SECRETOS DE CERRO MORENO

La Base Aérea Cerro Moreno, ubicada a un costado del aeropuerto de pasajeros, fue el centro de detención y tortura con más personas recluidas en la ciudad de Antofagasta. Bajo el control de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), las detenciones se concentraron en 1973 y aumentaron en 1980.

Los crímenes de lesa humanidad ocurrían dentro y fuera del recinto. Entre ellos, salieron a la luz casos como la tortura y posterior muerte de un niño de tan sólo 14 años; o el triple homicidio de Luis Muñoz (MIR), estudiante de la Universidad del Norte, junto a Nenad Nesko Teodorovic (MIR) y su esposa embarazada, Elizabeth Cabrera de 23 años.

“Todas las víctimas fueron ultimadas por personal militar cuando eran trasladadas hacia el recinto”, afirma Luis Galaz, Jefe de la Brigada de Derechos Humanos de la PDI.

Ante la crueldad injustificada de esto hechos, Domingo Asún, magíster en psicología social, atribuyó el actuar de los militares a “un proceso de deshumanización del otro”. En su investigación sobre la psicología experimental cognitiva de los torturadores, a las y los ciudadanos disidentes “le quitan los rasgos humanos, la identidad y todo tipo de nobleza”.

A pesar del daño provocado, Asún afirma que la meta final para los agentes del Estado en dictadura, siempre fue “defender la patria” por sobre todas las cosas. “Por eso están dispuestos a violar, a poner electricidad, a sacarles las uñas, mantenerlos en condiciones infames de indignidad, y luego, vuelven a sus casas, le hacen cariño a sus hijos, salen el fin de semana y vuelven el lunes a seguir destruyendo personas”:

Los sobrevivientes

Eran aproximadamente las seis de la tarde cuando Osvaldo Caneo llegó a la base aérea de Cerro Moreno. En ese momento, la arena entre sus pies y el silencio penetrante hacían cada vez más difícil vislumbrar dónde estaba; hasta que el sonido explosivo del despegue de un avión, dejó todo en evidencia.

Juan Carlos García y Osvaldo Caneo.

Fue en el mismo infierno donde conoció a su compañero Juan Carlos García, con quien compartiría los momentos más duros de su vida. Los métodos de tortura en Cerro Moreno parecían juegos. Situaban a los presos políticos en el medio, tomaban distancia, y luego corrían con fuerza para rematar con múltiples patadas en sus cuerpos.

Juan Carlos relata que varias veces intentaron ahogarlo en un pozo; en otras ocasiones, lo amarraban de los brazos y pies a una especie de plataforma de madera, la cual debía sostener con su cuerpo mientras lo golpeaban a palos.

-Mira nosotros fuimos entrenados en Brasil y Vietnam, así que sabemos bien cómo pegar, y si pasa algo y los matamos, no nos va a pasar nada. ¿Quién se va a acordar de ustedes? ¡Nadie! –gritó el militar en el rostro de García.

Esa frase nunca se le olvidó a Juan Carlos, porque en cierta forma, tenía razón. Ni el Estado, ni su familia, ni nadie podrían revertir el daño causado.

Al igual que García, Osvaldo Caneo también luchó para no ahogarse en el estanque donde fue sumergido. Hasta que un día, después de los apremios, un militar se acercó a él y le dijo:

-Debes contestarnos dos preguntas y te dejamos tranquilo… ¿Dónde están las armas para derribar los aviones?

-Ya le dije que la Juventud Socialista no maneja armas –respondió Osvaldo con el último aliento.

-Hasta aquí llegamos entonces –advirtió el militar.

Pasaron un par de horas cuando los torturadores decidieron introducir los cuerpos de Osvaldo y Juan Carlos dentro de un aparato metálico gigante con forma de carrete. Sin ropa y de manos atadas al interior del tubo, los lanzaron cerro abajo.

Cuando los torturadores se percataron de que los cuerpos de Osvaldo y Juan Carlos quedaron completamente destrozados, en un breve e irónico momento de “piedad”, decidieron no volver a lanzarlos cerro abajo por “miedo a matarlos”, recuerda García.

A 45 años desde que estas historias formaron parte de un presente donde gobernó el terrorismo de Estado, hoy rompen el silencio y derriban las murallas levantadas por el negacionismo en Chile. Un país donde la impunidad, aún gana la batalla de la incansable búsqueda de verdad y justicia.

En este sentido, la misión que heredan las generaciones de la democracia, está en preservar la memoria histórica y promover la defensa de los derechos humanos, por la construcción de un futuro donde no haya cabida para replicar esta cicatriz.

Un futuro donde el silencio deje de invisibilizar los escenarios destinados a matar y torturar; donde las víctimas de la represión, dejen de cohabitar los mismos espacios que sus torturadores en libertad, mientras todos los demás por egoísmo o comodidad, juegan a olvidar.

Porque la historia se cuenta por sí sola aunque muchas veces se intente negar; porque quienes aún luchan contra la pesada carga del pasado, hoy tienen la convicción de que nada ni nadie aquí está olvidado.

Anuncios

Dulce Mª Loinaz Muñoz

 

Dulce María Loynaz Muñoz (La Habana, 10 de diciembre de 1902 – La Habana, 27 de abril de 1997) fue una escritora cubana, considerada una de las principales figuras de la lírica cubana y universal. Mereció el premio Miguel de Cervantes en 1992.

En el linaje de la Loynaz se entrecruzan importantes personalidades cubanas y universales, su propio padre, Enrique Loynaz del Castillo, poeta y General del Ejército Mambí, Ignacio Agramonte y Loynaz, la destacada poetisa Gertrudis Gómez de Avellaneda y Martín de la Ascensión, uno de los 26 mártires de Japón al que le dedicara un extenso poema en prosa. Publicó sus primeros poemas en La Nación 1920, año en que también visitó a los Estados Unidos. A partir de esa fecha realiza numerosos viajes por Norteamérica y casi toda Europa. Sus viajes incluyeron visitas a Turquía, Siria, Libia, Palestina y Egipto. Visitó México en 1937, varios países de América del Sur entre 1946 y 1947 y las Islas Canarias en 1947 y 1951, donde fue declarada hija adoptiva.

Nacida María de las Mercedes Loynaz Muñoz, su infancia transcurrió junto a la de sus hermanos Enrique, Carlos Manuel y Flor. Todos los hijos del general hicieron poesía pero sólo Dulce María se interesó en hacer pública su obra. Crecieron en un ambiente de celoso enclaustramiento y lujo, no visitando jamás escuelas públicas ni privadas; los preceptores iban a educar a los hermanos en su casona primero de San Rafael y Amistad, Centro Habana, y luego de Línea entre 14 y 16 en El Vedado hasta que comienza en la década del veinte estudios en Derecho Civil en la Universidad de La Habana junto a su hermano Enrique.

La abogada

Se graduó de Doctora en Leyes, por la Universidad de La Habana, profesión que si bien no era su vocación ejercer mantuvo hasta 1961, siempre atendiendo asuntos familiares. Fue reconocida en su patria como profesional del derecho recibiendo en 1944 la desaparecida Orden González Lanuza, conferida a aquellos que en esta rama aportaron los frutos de sus estudios y experiencias, siendo la primera mujer en recibirla.

Obra poética

Sus primeras obras aparecieron en el periódico La Nación al edad de 17 años: Invierno de almas y Vesperal; en dicha publicación aparecieron otros textos entre 1920 y 1938. En 1929 Dulce María junto a su madre y hermana realiza un viaje por el Medio Oriente donde visitaron Turquía, Siria, Libia, Palestina y Egipto, este último país afectó especialmente a la poetisa que luego de visitar el museo de Luxor y ver la tumba de Tutankamón escribiría una carta lírica y de profunda connotación romántica al desaparecido faraón. En 1947 publicaría Juegos de agua, libro de poemas, y a partir de 1950 el editor español se interesa por la obra de la cubana, publicando varios de sus trabajos. De esta época, específicamente de 1951, data la publicación de Jardín. Le seguirían: Carta de amor al rey Tut-Ank-Amen 1953, Poemas sin nombre 1958 y Un verano en Tenerife, (libro de viajes); según la autora: lo mejor que he escrito.Entre otras cosas porque la poetisa En su primer viaje a la isla quedó prendada de ella y llegó a adoptar a España como su segunda patria. Y cierto es también la gran acogida de su obra que tuvo en este país.

En 1950 publicaría además crónicas semanales en El País y Excélsior. También colabora en Social, Grafos, Diario de la Marina, El Mundo, Revista Cubana, Revista Bimestre Cubana y Orígenes, muchas veces como colaboraciones a su esposo Pablo Álvarez de Cañas. Dentro de su prosa es de vital importancia destacar su libro Fe de Vida, obra autobiográfica y centrada fundamentalmente en dar a conocer el, hasta por el momento para muchos invisible, Pablo Álvarez de Cañas. Su segundo esposo y quien fuera figura relevante en círculos sociales de La Habana en su época.

Guidó made in U.S.A.

Guidó made in U.S.A.

La creación de Juan Guaidó: cómo los laboratorios de cambio de régimen estadounidenses crearon al líder del golpe de estado en Venezuela
https://redfilosoficadeluruguay.files.wordpress.com/2019/02/america_latina_trump_guaido.jpg?w=1194&h=780

Juan Guaidó es el producto de un proyecto de una década supervisado por los entrenadores de élite de Washington para cambios de gobierno. Mientras se hace pasar por un campeón de la democracia, ha pasado años al frente de una violenta campaña de desestabilización.

Cosacos

La creación de Juan Guaidó: cómo los laboratorios de cambio de régimen estadounidenses crearon al líder del golpe de estado en Venezuela

Juan Guaidó es el producto de un proyecto de una década supervisado por los entrenadores de élite de Washington para cambios de gobierno. Mientras se hace pasar por un campeón de la democracia, ha pasado años al frente de una violenta campaña de desestabilización.

Antes del fatídico día 22 de enero, menos de uno de cada cinco venezolanos había oído hablar de Juan Guaidó. Hace solo unos meses atrás, este hombre de 35 años era un personaje oscuro en un grupo de extrema derecha políticamente marginal, estrechamente asociado con actos de violencia callejera. Incluso en su propio partido, Guaidó había sido una figura de nivel medio en la Asamblea Nacional, dominada por la oposición, que ahora se encuentra bajo desacato según la Constitución venezolana.

Pero después de una…

Ver la entrada original 5.165 palabras más

Humor negro

SEPARADOR POST.png

Que diferencia hay entre un cura y el acné?

Que el acné espera a que tengas 12 años

SEPARADOR POST.png

De que se ríe Papá Noel?

De las cartas de lo pibes de la villa

SEPARADOR POST.png

Caen 56 paraplejicos de la punta de un edificio, ¿Que hacen?

Juegan al tetris

SEPARADOR POST.png

¿Que hace un negro tirandose de un precipicio?

Hace bien

SEPARADOR POST.png

¿Como matas a 150 moscas de una vez?

Le pones una mierda a un nene de África

SEPARADOR POST.png

Qué hace un leproso tocando la guitarra?

Carne picada

SEPARADOR POST.png

SEPARADOR POST.png

No Somos Nadie

Camposanto from Unitaria on Vimeo.

Hombre ebrio

Fue dado por muerto, resucitó en la morgue y volvió a la fiesta para seguir bebiendo

Un hombre originario de Polonia bebió literalmente hasta morir, su cuerpo fue recogido por los servicios de emergencia y llevado a la morgue, en donde minutos después ¡recobró la vida!

Las bajas temperaturas habría ayudado a que el joven haya recobrado la conciencia, hecho que tildan como un verdadero milagro.

Tras recuperar la vida, los gritos del hombre alertaron al guardia del lugar donde se encontraba, quien lo sacó de la cámara para abrigarlo. Después de aquello, llegó la policía para devolverle sus documentos.

Luego de recibirlos, Nowak llamó a un taxi para retornar a su hogar. Sin embargo, decidió modificar la ruta a último momento.

 

“La cagaste Burt Lancaster”

Hombre fue dado por muerto, resucitó en la morgue y volvió a la fiesta para seguir bebiendo

TRAILER – “No somos nadie” (Juanlu Ruiz & Toni Ruiz, 2017) from LINE UP Shorts on Vimeo.

El hijo de Juán Simón

Yo no me celebro ni me canto a mí mismo, pues silénciame la tierra que me cubre; misma tierra que masco y negra sabe; oscuridad más certera la del puño que se abre, y de esas rosadas manos, como en las venas la sangre, viaja la tierra, mi tierra, para que yo me calle. Ahógame el gusano carroñero. Ahógame el lodo de mis lágrimas. Ahógame la conciencia de estar muerto. Quiero levantar mis cadavéricas palmas, las cuencas de mis descompuestos ojos, las pocas entrañas que aún me pesan; quiero alzarlo todo. Y que mi voz, que es el llanto de los que aquí estamos, violente cual trueno, el tímpano de los no muertos, esta exigencia macabra. Pero del hálito poco que queda de este que habla, osamenta, mis esquirlosas preguntas os muestra, ¿quién el tiempo nos quitó? ¿Quién olvidándonos está? Pues si fuiste tú, mi Dios, ¿a qué hora nos abres tu paso? Dinos dónde está el camino que no lo vamos andando.

Y otra vez, madera, que dejas que el sol no entre, sino la piedra  sino el llanto sino el grito; puesto que es lamento de muerte que nace en el pecho de madre el que se recuesta conmigo.

—Si yo pudiese —madre mira mi caja; padre lanza la tierra.

—Hijo, si yo pudiese —madre mira mi caja; padre lanza la tierra.

—Hijo, hijo de mi alma —madre se rasga los ojos, empuña la tierra, se ahoga en sus mocos.

—¡Qué se ha muerto! —sus manos tan vivas que guardan los muertos, recogen a madre, la paran del suelo y regresa al segundo a cubrirme con miedo. La tristeza no impide a aquel hombre ajado, con marca en el rostro de un puñal enemigo, seguir su tarea, continuar su martirio.

—Hijo, vuélvete tantito. Necesito tu espalda en el peral de la casa; quiero que tus manos abran la puerta; traite tu ojos, no olvides tus labios, respírate un poco… Respira respira, no aguanto —padre lanza la tierra.

Y su llanto me atraviesa el recuerdo de cómo las manos de padre medían los cuerpos. Pero conmigo no. Y ya después de medidos los arrojaban a las cajas. Pero conmigo no. Y ya luego de arrojados nomás tierra y no lágrimas. Pero conmigo no. Esas manos se sabían de memoria que no alcanzaba la pera más cercana. Y también se acordaron que yo no podía dormir bocarriba o bocabajo, sino de lado, y así me pusieron: agarraron mis piernas -madre cerrábame los ojos, acaricíabame el pelo- una a una fueron doblándolas y para que no se desenrollaran, enredaron mis brazos en ellas. Ya hecho un ovillo a la caja me llevaron, pero con los movimientos más lentos de su andar maltratado, porque la pierna derecha cojea su paso, arrastra dolorido un mal de hace años.

My darkened eyes

Como para no despertarme, poco a poco mi cuerpo esas manos me tendieron. Y así me quedé. Y así me quedo. Madre llenábame de besos, tantos besos, tantos.

—En verdad que no aguanto. Regrésate. Regrésate a nosotros — en tan pocos ojos  tantas lágrimas.

El sol ya no quema. El lugar ya no hiede. Es la tierra profunda. Es la tierra que expele. Un aroma que no es cieno, pues es fragancia de mil muertes.

El canto del ave se oye a lo lejos y la voz de una niña que ríe y no llora, todo se junta en un beso, beso que trae entre labios, madre, de tierra que me aprisiona.  Y rememoro los sonidos, pues aquí se hacen más fuertes, como el famoso “tan, tan” del martillo que a mi caja diole el cierre. Pues con sus manos, padre, con sus muescas y con sus todos, recalaba los calvos malditos, que tronchaban así seguiditos, uno a uno y no en montón, la madera que en silencio guarda a un hijo que quizá por decisión, Dios que todo lo sabe, les quitó. Pero Dios ignorándoles estuvo, ya que cuando padre alzaba martillo, madre miraba al cielo, implorando que su hijo del entierro, tocara la caja fuerte; pero el famoso “tan, tan”, de aquel martillo inquisidor, acalló todas la voces, incluso la de aquel Dios.

Making of: Pandemonium from Terror Cuántico on Vimeo.

—No le pegues tan fuerte a la caja.

—Pásame el otro.

—Antes que la cierres completa quiero verle su carita.

—Pásame el otro —padre no se negaba a que ella pudiera verme sino los clavos.

—Haz caso a lo que te ruego, por favor —el dolor de mi madre es demasiado que no cabe en esta tierra.

—Pásame el otro, mujer, te lo digo por el amor de Dios —padre con los ojos escandalosamente abierto e inyectándoselos de sangre y lágrimas; extendiendo su temblorosa, bestial y adversa mano replicó cual si no hubiese dicho nada, pero con la voz bañando en murmuro el suelo. —Pásame otro clavo.

A mí me apareció la tierra como a ellos la noche. Nada se veía salvo la cruz que marca mi presente. Padre se aleja jalando su pata e ignora a madre con su tristeza, pues él tiene demasiado con la suya. No voltea a verla, ¿para qué? Pues aunque se ponga como ella, hincada, su hijo, su único hijo no va a volver. El dolor no duele, arde o pesa. Madre, de hinojos, mira la cruz e implora; ya que grita de desesperación; ya que le carcome un dolor; y, otra vez, sus ojos levanta para ver si está su Dios.

—Por favor, Dios, que sea yo y no él.

Me abrasa el cuerpo de tanto odio; pues tu boca no sabe lo que dice. Trágate esas palabras y enmudece para siempre. Pártete los labios a pedradas. Come la tierra que estercolo ya que de tu voz se produce también mierda. No te sabes muerta. No. No te imaginas sin vida. Y otra vez los que habitamos aquí, si es que esto es habitar, te pedimos que te largues y nos dejes a los que conocemos del dolor. Ándate y llora en otra parte tus lágrimas que son vida, tus gritos que son vida, toda tú que lo eres. Porque tú no sabes qué se siente el silencio, cómo se escucha la oscuridad eterna. Tú no sabes nada, pero lo sabrás cuando mueras y has de morir un día, pues así está destinado. Cállate. Cállate de verás. Guárdate todo tu aliento para cuando bajes con nosotros, en canto acorde entones, nuestra canción de desprecio. Y aquí en el silencio murmures y te digas yo no me celebro ni me canto a mí mismo.

LA HIJA DE JUAN SIMÓN from ANA ROMERO on Vimeo.

 

WALKIRIA PERVERSA

Wikileaks ‘desvela’ la ‘poca creatividad’ de Ángela Merkel

Los quiosqueros de Berlín responden antes de que el cliente termine de hacer la pregunta: “la edición Wikileaks no estará hasta mañana, han retrasado la entrega para evitar que lo vendamos antes”. Los redactores de ‘Der Spiegel’, el medio alemán que publicará el lunes los documentos, aseguran que ni siquiera ellos tienen acceso a la información.

“El artículo no ha pasado por intranet y ha ido a imprenta desde el despacho del director en un pentdrive. Y, por si acaso, ha venido el jefe a decirnos que si hay filtraciones que violen en contrato, la revista tendrá que pagar una sanción que acabará con muchos puestos de trabajo”, afirma un colega del semanario.

Solo el diario ‘Bild Zeitung’ ha conseguido interceptar un ejemplar del paquete que ‘Der Spiegel’ envía a Suiza, pero al menos por lo que ha contado hasta el momento, no ha leído nada sobre casos de corrupción ni sobre secretos de estado, sino solamente un ramillete de rasgos del carácter de varios políticos alemanes que ya conocíamos todos.

Los servicios exteriores de EEUU, por ejemplo, han escrito en sus documentos confidenciales que Merkel es “poco creativa”, “siempre evita el riesgo” y “ve la política internacional desde los beneficios que pueda acarrear a la política interna”, una acusación que no hará temblar los pilares de Alemania, precisamente.

CADA VEZ QUE HABLA LA CAGA

Angela Dorothea Merkel, nacida como María Vicenta da Consolação de Silva y Alves en Prazeres de Aljubarrota, (Alcobaça, Leiria, Portugal) en 1953, es una política nacionalizada alemana con cara de maestra de primaria. Ostenta los cargos de Bundespresident, Diputada en el Bundestag, Portera en la Bundesliga, General de la Bundeswehr, Conductora por las Bundesautobahnen y poseedora de la Bundesverdienstkreuz. Además detenta los de Führer del IV Reich, asesora de Su Santidad el Panzerpapa y emperatriz de Europa, ya que se proclama descendiente de Carlomagno, cosa que no les hace ni p@#@ gracia a los andorranos.

Biografïen

María Vicenta da Consolação de Silva y Alves nació en el seno de una familia portuguesa de terratenientes en el distrito de Leiria. Allegados al gobierno de Salazar disfrutaron de una vida acomodada explotando a campesinos portugueses renegridos y mostachudos, lo que permitió a la joven María Vicenta sacarse ADE (En portugués ADE) y posteriormente Económicas (En portugués Económicas).

El 25 de Abril de 1974, la joven María Vicenta se encuentra en Hamburgo sometiéndose a un tratamiento de deslusificación, esto es, depilarse el mostacho y teñirse el pelo de rubio, cuando oye por la radio las noticias sobre la revolución que está sucediendo en su Portugal natal.

Temerosa de que claven su cabeza en una pica, decide quedarse en Hamburgo y adoptar el nombre de Angela Merkel.

Initzien en Politikën

Angela sin depilar

Angela vive en Hamburgo dilapidando la fortuna familiar, hasta que se da cuenta de que la tasa de cambio entre el escudo y el marco es un poco desigual. Desde entonces se vuelve mas agarrada que el Pujolet y se afilia al partido CDU, que en alemán significa Union Democristiana, y en portugués Coalición Democrática Unitaria, formada por el partido Comunista y los jipis de los Verdes.

Esperando que afiliarse a un partido de izquierda abra nuevas posibilidades de trepar en la progresista Alemania, se da cuenta demasiado tarde que se encuentra ahora en un partido de índole conservadora y ranciocaduca. Lo cual le mola que te cagas.

Allí conoce a un afiliado español, José Manuel Riesgo Fernández, con quien pronto entabla amistad.

Teo va al zoo, Angela se hace la puten amen

A base de lamer ojetes germánicos, y tras vivir la caída del Muro, pronto tita Angela se hace un nombre dentro del partido, donde conoce a Helmut Kohl. Para los de la logse, un tío gordo que mandaba en Alemania. Tras un tórrido romance, Angela llega a ministra de Medio Ambiente. Y de ahí un no parar, oiga.

Achtung, Opositzionen

Hitler dándose un baño. Es grasioso.

La CDU pierde las elecciones en favor de Gerard Schröedrer, un notas del que no se acuerdan ni en su casa, algo así como el equivalente germano a nuestro Calvo Sotelo. Lo cual provoca que Frau Angela se coja un cabreo monumental y inicie una agresiva campaña para ganar la presidencia, lo cual consigue.

Heil, mein president!

Al alba y con fuerte viento de levante, Angela Merkel se convierte en la presidente del gobierno alemán, aliándose con su antigua amiga, la prima de Riesgo, con la intención de dominar Europa. Junto con Sarkozy agarran a las naciones mas cutres, como el españistán por los cojoncillos, y así hasta hoy. ¿Dominará la Merkel Europa? Todo esto se sabrá en las próximas elecciones.

 

Fidelia

Wikileaks ‘desvela’ la ‘poca creatividad’ de Ángela Merkel

Los quiosqueros de Berlín responden antes de que el cliente termine de hacer la pregunta: “la edición Wikileaks no estará hasta mañana, han retrasado la entrega para evitar que lo vendamos antes”. Los redactores de ‘Der Spiegel’, el medio alemán que publicará el lunes los documentos, aseguran que ni siquiera ellos tienen acceso a la información.

“El artículo no ha pasado por intranet y ha ido a imprenta desde el despacho del director en un pentdrive. Y, por si acaso, ha venido el jefe a decirnos que si hay filtraciones que violen en contrato, la revista tendrá que pagar una sanción que acabará con muchos puestos de trabajo”, afirma un colega del semanario.

Solo el diario ‘Bild Zeitung’ ha conseguido interceptar un ejemplar del paquete que ‘Der Spiegel’ envía a Suiza, pero al menos por lo que ha contado hasta el momento,

Ver la entrada original 637 palabras más