El fin empezó ayer

Historias para no dormir': los 11 mejores episodios para iniciarse ...
¿PERMITIRÍAS QUE ENVENENARAN A TUS HIJOS Y FAMILIA?

LA VACUNA ES MUERTE O INVALIDEZ PERMANENTE

CONTENIDO DE LAS VACUNAS:

• 17,500 mcg 2-Fenoxietanol (anticongelante)
5,700 mcg de aluminio (neurotoxina) • Cantidades desconocidas de suero bovino fetal (sangre de vaca abortada)
801.6 mcg de formaldehído (Carcinógeno, agente de embalsamamiento)
• 23,250 microgramos de gelatina (carne molida de animales)
500 microgramos de albúmina humana (sangre humana)
760 mcg de l-Glutamato Monosódico (causa dependencia, obesidad y diabetes)
• Cantidades desconocidas de células del mrc-5 (bebés humanos abortados)
Más de 10 microgramos de neomicina (antibiótico)
• Más de 0.075 mcg polimixina b (antibiótico)
• Más de 560 mcg polisorbato 80 (carcinógeno)
116 microgramos de cloruro potásico (usado en una inyección letal)
• 188 mcg de fosfato potásico (agente de fertilizantes líquidos)
260 mcg de bicarbonato sódico (bicarbonato de sodio)
• 70 mcg de borato sódico (bórax, usado para el control de las cucarachas)
54,100 mcg de cloruro de sodio (sal tóxico de mesa) • Cantidades desconocidas de citrato de sodio
• Cantidades desconocidas de hidróxido de sodio (peligro corrosivo!)
2,800 microgramos de fosfato sódico (tóxico para cualquier organismo)
Cantidades desconocidas de fosfato sódico monobásico monohidrato (altamente tóxico)
• 32,000 mcg de sorbitol (no se debe inyectar)
0.6 microgramos de estreptomicina (antibiótico)
Más de 40,000 microgramos de sacarosa (azúcar de caña)
35,000 microgramos de proteína de levadura (hongo)
• 5,000 mcg de urea (residuos metabólicos de la orina humana)

. Nanorrobots de grafeno que trasmitirán órdenes al cerebro desde las antenas 5-G instaladas durante el previo confinamiento.
OTROS COMPONENTES

Alonso Quijano 🇪🇸 🇪🇸🤣🤣 on Twitter: "Para compensar el éxito ...
Doctores dignos explican con precisión cómo en pocos meses las ...

DIFUSIÓN URGENTE, para SALVAR VIDAS. Advertencia sobre “nuevas vacunas” ARNm

Liberación AHORA

OJO CON NUEVAS VACUNAS ARNm

DESCARGAR PDF: OJO NUEVAS VACUNAS ARNm

PARA FOTOCOPIAR, ENTREGAR EN MANO, COPIAR Y PEGAR, BUZONEAR, REPARTIR, ENVIAR POR E-MAIL, COMPARTIR EN REDES SOCIALES, MENSAJERÍA INSTANTÁNEA, ETC.

OJO con las “nuevas vacunas”

Su médico no le ha contado todo

Fabricadas y comercializadas por Pfizer y Moderna como vacunas de ARN mensajero (ARNm) contra el covid-19, no son en realidad vacunas, pues su composición y modo de acción difiere de las tradicionales, constituyendo en cambio medicamentos nuevos para un tipo de terapia génica no testada antes en humanos, que son ahora usados como cobayas sin haber sido informados ni, por tanto, podido elegir con conocimiento de causa.

No habiendo cumplido tampoco con los protocolos, procesos y estándares usuales de elaboración y aprobación de vacunas, dichos medicamentos experimentales NO reúnen las mínimas garantías de seguridad y eficacia, por lo que sus riesgos potenciales y el alcance de sus efectos…

Ver la entrada original 711 palabras más

Trump, el Jehú moderno

Ximena

No se suponía que iba a pasar eso. El plan de las élites era que la maquinaria política de Clinton aplastara las elecciones de 2016. Las portadas de las revistas “Madame President” ya estaban en la prensa. Las encuestas indicaron que era una cosa segura. Le daban un 98% probabilidad de victoria al candidato demócrata.[…]

Trump, el Jehu moderno y la “narrativa” — Trump, the modern-day Jehu & the “Narrative”

Go Trump, Go!

Ver la entrada original

“Vuelve la Ley de la Patada en la Puerta

¡Dictadura!

Estabas tranquilamente en tu casa. La tele. Un libro. El potaje a punto de caramelo. La biblia en pasta de la felicidad. Hogar dulce hogar. Y de pronto, la puerta abajo. Descoyuntada. Los goznes hechos una birria. Y en quince segundos, la casa llena de policías. La gente más joven que lea este artículo igual no sabe de lo que hablo si hablo de una ley que se sacó de la manga un ministro socialista que se llamaba (todavía se llama) José Luis Corcuera. Era ministro de Interior cuando Felipe González presidía el gobierno del PSOE. Destacaba en su biografía que había sido obrero electricista. ¡Increíble: un obrero de ministro en el gobierno de Felipe González! Pues bien, ese ministro se inventó en 1992 una ley que tenía un nombre más largo, pero se la conoció como “la ley de la patada en la puerta”. O sea que, si se sospechaba que en tu casa se cocía algo más raro que un potaje con el añadido final de huevo duro y hierbabuena, llegaba la policía y sin orden judicial y sin nada echaba la puerta abajo y tú o alguien de tu familia iba a pasar un rato de los malos en el comedor con la tele puesta o en el trullo. Muchas leyes de todas las épocas han tenido que nombrarse con una cierta economía gramatical para que las entendamos: ley de amnistía para los torturadores del franquismo, ley mordaza, ley de la patada en la puerta… Ya saben. Cosas del lenguaje enrevesado de las leyes para confundir al personal.

El otro día una jueza de Paterna ordenó a la policía que entrara en una casa de Burjassot y detuviera a un joven que vivía allí con sus padres y su hermano. No echaron la puerta abajo, pero la cosa era muy parecida a lo que emanaba de la famosa ley del ministro que cambió el mono de trabajo y el amperímetro por el traje de alpaca, la corbata y la pluma con la que firmó la licitud de irrumpir la policía violentamente en las casas cuando estaba a tope el telediario. La acusación de la jueza en el caso de Burjassot era de desobediencia con motivo del referéndum catalán. Pero como eso no resultaba fácil de colar, la justificación para el asalto policial -como en la ley Corcuera- fue la de posesión de drogas y crimen organizado. Nada menos. Crimen organizado. Y la jueza se quedaría tan ancha jugando a batallitas mafiosas, como si la casa del joven fuera la sede del PP en la calle Génova de Madrid o el ayuntamiento de Valencia cuando mandaba allí dentro Rita Barberá. En realidad, lo que buscaban la policía y la jueza era el ordenador del chaval porque, según les constaba, se distribuía desde allí información de páginas web sobre el referéndum de Cataluña. Más o menos lo que miles y miles de personas han estado y están haciendo en estos días confusos ocupados por la incertidumbre y el desasosiego.

Todo no vale para defender lo que el gobierno de Rajoy y una parte de la ciudadanía llaman legalidad vigente. La legalidad y la violencia no pueden andar juntas y mucho menos de la mano. La palabra ha de estar por encima de toda violencia. Se ha pasado años Rajoy callado como un muerto y ahora sólo se le ocurre pegar furibundas patadas en la ya fragilísima puerta de la democracia. Mucho de lo que está pasando ya se sabía que iba a pasar. Desde aquella rabiosa trastada contra el Estatut, todo apuntaba al aumento considerable del independentismo. Y se han cumplido las expectativas de entonces. De sobra se han cumplido aquellas expectativas. Las opiniones de unos y otros caen ya en un terreno difícil de realimentar con palabras de negociación y aún menos de concordia. La buena política ha sido una vez más derrotada por la vergonzosa consolidación de una justicia que no es la justicia de todos sino sólo del PP y sus legiones, unas legiones dispuestas a salvar de nuevo, al precio que haga falta, su España oscura y anacrónica al grito unánime de ¡Una, Grande y comunista!

Ningún conflicto del tipo que sea puede servir para el resurgimiento de las viejas prácticas de la dictadura. La represión es la muerte de la palabra, el infame sacrificio de la razón, ese paisaje crepuscular en que sólo brilla el hierro de los fusiles a la caída de la tarde. Los fusiles, sí. Y no es una metáfora que me saco de la manga poética para endulzar la violencia. Sólo falta el ejército para tomar al completo las calles de Barcelona. Acusar al joven de Burjassot de formar parte de un cartel de la droga y de pertenecer a una trama de crimen organizado es la señal más clara de que la mala política y la justicia al servicio del poder van de la mano sin importarles un pito la obligada decencia de la política y de la justicia. Se trataba de llenar de miedo la casa del joven para dejar bien claro que si no estás con lo que dice el Psoe sobre el referéndum te conviertes en un peligroso enemigo de su patria. De la suya. De esa patria que quieren seguir salvando -como en aquel mes de julio de 1936- a golpe de patadas en las puertas de las casas y de la misma democracia.

Club Liberal Español en Defensa de España y la Constitución

Rosa

https://rebelionenlagranja.com/wp-content/uploads/2019/10/bandera-espa%C3%B1a-0.jpg

Manifiesto

EN DEFENSA DEL ORDEN CONSTITUCIONAL Y DE ESPAÑA

Los miembros del Club Liberal Español, en los difíciles momentos que atraviesa España, asolada por una terrible epidemia mientras que se adentra en la mayor crisis económica de nuestra historia, creemos un deber manifestar nuestro apoyo a la Nación, a la Constitución y al Rey Felipe VI, cabeza del orden constitucional

Y MANIFERSTAMOS que:

1. Con ocasión del confinamiento de la Nación, decretado con motivo del por el corona-virus, el Gobierno de coalición ha aprovechado, no solo para restringir la libertad de movimientos, sino que ha limitado la información veraz, ha reducido la transparencia y ha socavado al Poder Legislativo y al Poder Judicial. Por si fuera poco, varios miembros del Gobierno, incluido un Vicepresidente, han protagonizado una campaña contra la Corona, contra la Jefatura del Estado, clave de bóveda del orden constitucional, mediante un sostenido ataque a la figura del…

Ver la entrada original 2.363 palabras más

¿HOMOSEXUALIDAD? Nueva pandemia

Asate

¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LA HOMOSEXUALIDAD? (PROFUNDO ESTUDIO TEOLOGICO-ETICO)

HOMOSEXUALISMOI. INTRODUCCION

El tema de la homosexualidad es bastante actual y viene siendo tocado con cada vez más regularidad en la prensa, en los debates populares, llegando incluso a las telenovelas (1). El activo “movimiento gay” (pensemos en EE.UU., Europa y Brasil, por ejemplo) reivindica derechos, reconocimientos e igualdad. Sin embargo, es muy poco todavía lo que se ha trabajado teológicamente sobre esta problemática que urge la Teología Moral a dar respuestas adecuadas a las preguntas e inquietudes que surgen en torno a este comportamiento cada día más común, e incluso aceptado como “normal”, en nuestra sociedad.

Biología y Sicología no han sido capaces todavía de dar respuestas claras sobre el origen de dicho fenómeno. Esto torna el trabajo teológico aún más arduo, pues carece de bases antropológicas importantes para la comprensión global del problema. A todo esto se suma…

Ver la entrada original 7.700 palabras más

Humor negro

https://elenterradorblog.files.wordpress.com/2020/07/94475-ere-sbdblhi-cs007-h.jpg

El enterrador

Que diferencia hay entre un cura y el acné?

Que el acné espera a que tengas 12 años

De que se ríe Papá Noel?

De las cartas de lo pibes de la villa

Caen 56 paraplejicos de la punta de un edificio, ¿Que hacen?

Juegan al tetris

¿Que hace un negro tirandose de un precipicio?

Hace bien

¿Como matas a 150 moscas de una vez?

Le pones una mierda a un nene de África

Qué hace un leproso tocando la guitarra?

Carne picada

https://ofglassandpaperdotcom.files.wordpress.com/2020/05/pexels-photo-463684.jpeg?w=1040

Ver la entrada original

La izquierda tuerta

No nos engañemos. No es que la derecha esté ofreciendo batalla en todos los frentes, sino que cada decisión del Gobierno se hace con tal torpeza que constituye una provocación para la ciudadanía. Parece como si se complacieran en provocar o en abrir trincheras, y lo que es más grave, una vez metidos en el charco, en vez de tratar de salir, se gozan en su necedad y achacan su incompetencia al acoso del adversario. Si el PP programara las acciones del Gobierno para dejarlo inerte y chapoteando no podría hacerlo mejor para sus propios intereses. Lo más preocupante dentro de lo inquietante que es todo se reduce a contemplar la servidumbre de la mayoría de los medios de comunicación que aún no acaban de comprender dónde empezó esta otra pandemia de virus laudatorios, sin igual desde los tiempos majestuosos del González “gran estadista” por los cojones.

https://i.ytimg.com/vi/obZYAtHjrVQ/maxresdefault.jpg

 

Si el ministro de Interior se enfrenta a la Guardia Civil, algo que no logró ni el general Sanjurjo en 1932, todo se debe a una mala interpretación de las intenciones de Grande-Marlaska, que tan sólo quería cambiar la cúpula del benemérito Cuerpo para hacerlo más fiel a sus órdenes. Una falacia para niños, que pretendió solventar como se hace con los adolescentes, aumentándoles la paga en un 20 por ciento. Sufrimos de un gobierno frágil e incompetente, temeroso hasta de su sombra, y eso se demuestra en la búsqueda de la alianza con Bildu para sacar adelante otra prórroga. Y cierran el trato la misma noche que la militancia añorante de la kale borroka deja la casa de Idoia Mendia, número uno de los socialistas en Euskadi, hecha unos zorros. Si no eres capaz de hacer respetar a los tuyos y en grado dirigente, mal habrás de hacerlo con el común. Entonces los filibusteros de la tertulia y el dogma de fe gritan “la derecha nos acosa; no han querido firmar la prórroga que les proponíamos”. Sánchez no quiere aliados, sino vasallos o cómplices a cambio de las migajas del poder y el derecho de exhibición. Exactamente lo que hace con Iglesias y Podemos. Este chico ya talludito se exhibe en cristalino – ¡qué cursilada de arribista! – y va repartiendo pomadita como madre empoderada en el culito de sus niños y niñas.

https://i0.wp.com/s.frasesgo.com/images/frases/c/frase-la_izquierda_se_pregunta_a_la_gente_a_creer_que_no_hay_confl-christopher_lasch.jpg

A veces le sale rana la finura impostada del estilo, entre lo cristalino y la pomadita, y se va como adolescente arrogante y chistosito, como les gusta a los suyos, y se pone a hacerle cuchufletas al tigre. Iglesias no sabe nada de tigres, y menos aún de los que están fuera del zoológico. Lo suyo son las tertulias manidas y los mítines de fieles, donde basta con el lenguaje contundente, por vacío y tópico que parezca. Cada mes envejece tanto que a mí me evoca a aquel adelantado de la demagogia populista, don Alejandro Lerroux, ya sea en su incipiente trayectoria política -no es poca cosa ser vicepresidente aunque sea en un Gobierno de Pedro Sánchez-, como en la vida personal.

https://www.eldiario.es/opinion/diferencias_EDICRT20151019_0003_3.jpg

Del rifirrafe entre Iglesias y Álvarez de Toledo lo mejor hubiera sido que no se produjera. Un vicepresidente cristalino y dedicado a las pomaditas no debe rebajar su nivel, ya rozando los suelos, llamando marquesa como insulto chabacano a quien no vive de ello. No se juega con los tigres porque cuando creías ser el rey de los polemistas brillantes te destrozan el entrecejo de un arañazo. Eso fue todo. Estamos en tiempos de analfabetismo histórico, como han demostrado los medios de comunicación al recordar al FRAP, del que desconocen todo y no tienen modo de ubicarlo. Es un sarcasmo que los dos únicos datos sobre este cutre grupo maoísta es que se reunió una vez en la casa parisina de Arthur Miller, cosa que yo dudo, bajo la férula de un anciano a punto de fallecer, Álvarez del Vayo, el veterano diplomático de la República, líder de una organización unipersonal, la Unión Socialista Española. La otra es una información procedente de la policía franquista, y quienes la vivimos no podemos olvidarla. Los millennial que recurren a Wikipedia aseguran que ocurrió el 1 de mayo de 1973. Lo dudo, porque el FRAP consideraba el 1º de mayo como un festejo revisionista jaleado por los social-traidores del PCE, para ellos un enemigo tan peligroso o más que el franquismo. Por eso celebraban el 2 de Mayo, el levantamiento patriótico del pueblo contra los gabachos en 1808. En asuntos del pasado el FRAP ofrecía un antecedente de la actual Nueva Historia del nacionalismo catalán.

https://curiosoando.com/wp-content/uploads/2017/09/esqueleto-mano-765x510.jpg

Lo mejor no es provocar cuando se tiene el techo “cristalino” porque no hay “pomadita” que alivie el dolor de hacer el ridículo y hablar sobre lo que no se sabe más que por las aventuras contadas al amor de la lumbre”

Ese infausto 2 de Mayo del 73 un piquete de miembros del FRAP, la mayoría estudiantes, cazaron a un policía de paisano en la parte trasera del hospital de San Carlos, junto al hoy museo Reina Sofía, le rodearon y llevaron a cabo una carnicería, no por nada la acción se acometió con un cuchillo de cocina de grandes dimensiones. Lo que vino después fue una represión implacable que provocó la caída de su militancia, entre ellos el padre del cristalino, y que dejó al FRAP fuera de su activismo para siempre salvo en el campo de la cultura donde contó con algunas figuras notables, la mayoría asustadas porque sus nombres aparecieran ahora. Para poner una nota de color en este cuadro siniestro, un anciano Antonio Machín, retirado del canto, moriría del disgusto que le produjo saber que una de sus descendientes había sido detenida y torturada en aquel asunto.

https://autoblog.com.ar/wp-content/uploads/2014/09/1948-ford-prefect-double-2-e1411393372377.jpg

Dicho todo esto, dilucidar ahora si se trató de terrorismo o de violencia antifranquista queda para los canonistas; para los civiles que lo vivimos aún se mantiene el rescoldo de ira y el rechazo público por esta barbaridad que reflejaba más la desesperación personal que la pelea política. En resumen, que lo mejor no es provocar cuando se tiene el techo “cristalino” porque no hay “pomadita” que alivie el dolor de hacer el ridículo y hablar sobre lo que no se sabe más que por las aventuras contadas al amor de la lumbre.

Se está escacharrando lo única defensa de la ciudadanía ante la estulticia y la violencia: los medios de comunicación. Es verdad que viene de lejos, pero los efectos no eran tan letales como ahora. La tribu de la escritura tuitera y la palabra tertuliana se dedica horas y horas a ponerle marcos de lujosas frases a las más vulgares inclinaciones políticas. Entre tanto el president Torra ha subido salarios y jubilaciones a sus altos cargos en un 20%, con carácter retroactivo desde enero. Silencio. Por ese ojo no se mira.

El séptimo sello

https://i.ytimg.com/vi/RqT5DhyRsvQ/hqdefault.jpg

Apocalipsis 8-1  Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora.

Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas.

Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono.

Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos.

Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto.

Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas.

El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde.

El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.

Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida.

10 El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas.

11 Y el nombre de la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas.

12 El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciese la tercera parte de ellos, y no hubiese luz en la tercera parte del día, y asimismo de la noche.

13 Y miré, y oí a un ángel volar por en medio del cielo, diciendo a gran voz: ¡Ay, ay, ay, de los que moran en la tierra, a causa de los otros toques de trompeta que están para sonar los tres ángeles!

https://i.ytimg.com/vi/9EvqwQSKRWs/maxresdefault.jpg

  La teoría de conspiración acerca del llamado Nuevo Orden Mundial afirma la existencia de un plan diseñado con el fin de imponer un gobierno único —colectivista, burocrático y controlado por sectores elitistas y plutocráticos— a nivel mundial.

La expresión Nuevo Orden Mundial se ha usado para referirse a un nuevo período de la historia y se pretende, de este modo, que hay pruebas de cambios drásticos en las ideologías políticas y en el equilibrio de poderes. El primer uso de esta expresión aparece en el documento de los Catorce Puntos del presidente de Estados Unidos Woodrow Wilson, que hace una llamada, después de la Primera Guerra Mundial, para la creación de la Sociedad de las Naciones, antecesora de la Organización de las Naciones Unidas.

   Intervención de la monja benedictina y doctora en Salud Pública, Teresa Forcades, en el foro Enciende La Tierra, organizado por la Fundación CajaCanarias.
Cautivos de un tiempo en el que sistemáticamente se pierden las energías solidarias, ¿cómo debemos reescribir nuestro papel de ciudadanos? ¿Sobre qué valores debemos refundar una sociedad en donde el bien común sea también una causa común? Y sobre todo, ¿es posibe construir un nuevo orden económico con, por y para las personas?
Estos aspectos y otros más, son tratados por Teresa en su intervención.

Separadores para blog y web dorados | Fondos de pantalla y ...

Comienza la falta Abastecimiento comida y recursos esenciales

El virus Mamahostias solo mata de miedo

Separadores para blog y web dorados | Fondos de pantalla y ...

La muerte

(Foto: Shutterstock)

 

Dicen que la muerte es justa… sí, señor. Apenas tomó a mi primo Agripino y allí le pude poner prueba. El mismo día que falleció, falleció también el hijo de Don Fulgencio, el de los Vargas, mi vecino.

Mala suerte para mi tía, que el mismo día se le venció una letra, y cuanto no le importó su pena a Don Fulgencio que le cobró quesque porque él también tenía necesidá por los gastos del sepelio, que necesitaba efectivo, que los entierros son muy caros y cosas de esas; así que mi tía, viuda de mi tío y ahora huérfana de hijo, empezó a vender sus gallinitas. Sí, cuando hay fallecido, todos tenemos necesidá.

Mi tía acomodó como pudo en su casa. Por pequeña su casa consideró usar los velatorios del hospital, pero le dijeron que no tenían disponibles. ¡Por esta que así le dijeron cuando los pidió fiado!

Don Fulgencio sí que veló a su hijo allá. Como el sol estaba mero arriba y esas cosas duran toda la noche y al otro día, decidí ir primero al velorio del hijo de Don Fulgencio, así más me convenía.

Los velatorios están en la cabecera municipal, allí hay de todo: empedrado de chapopote, mercado, hospital, y varias cantinas con música y baile. En el pueblo, que está a 6 km de la cabecera, todo es de tierra, incluso las casas, apenas si hay una clínica del gobierno sin doctor, cada quien ofrece su venta en casa y solo hay dos cantinas.

Cuando llegué a los velatorios me topé con varios del pueblo, y cómo no, si casi todos le debían a Don Fulgencio, todos se endeudaban con él con esos intereses impagables, todos fuimos porque temíamos que al no vernos acompañarlo en su dolor nos tomara revancha y nos cobrara de un jalón, como ahorita traía necesidá, pues no vaya siendo.

Rentaron el cuarto de vela grande pa’ que todos cupieran, ese salón se divide en tres si es necesario, o se junta, según pida la familia.

Esos velatorios están bien grandes, tienen cafetería, baño, estacionamiento. Si tienen pa’ suplir cada necesidá de los dolientes, así la necesidá, así los pesos.

A luego de un rato, cuando ya estaba anocheciendo y era la hora de la merienda, me acerqué a la cafetería; si hasta mesas tiene, como si juera cantina, pero todo era de a precio y no pude comprar nada. Viendo así la cafetera, se me acercó Fermín, él acababa de rayar, trabajamos juntos pero yo no juí esta semana por problemas de “salud”, ustedes comprenden, debió ver mi cara de perro frente a carnicería porque me ofreció comprarme un café y un pan. Nos sentamos a platicar.

De reojo yo miraba a Don Fulgencio reflejado en el barniz de la caoba del féretro de su hijo, ‘taba tristón. Fermín me contó que el hijo de Don Fulgencio falleció al estrellar su camioneta cuando venía hecho “la mocha” de regreso de un baile. “No, si se deshizo el méndigo camionetón de la rápida velocidad que traiba, pero dicen que cuando uno compra de esos carros nuevos, le pagan a la viuda nomás por morirse uno”, y yo me quedé pensando a cual de todas las viudas le pagarían.

Pos yo vi a los otros hijos de Don Fulgencio reclamándole la partición de sus pertenencias, ni que no tuviera descendencia, tiene una hija de 21 años, la única hija y nieta reconocida –dijo Fermín.
Pos sí, pero ya ves, que todos esos no más huelen plata y ahí van.
Pos eso sí, pero pa’ cooperar los gastos naiden levanta la mano, luego Don Fulgencio se acerca a cualesquiera del pueblo y ya sabes.

De un rato me dieron ganas de orinar, así que me dirigí a los baños, 3 pesos por pasar y eso que ya le habían cobrado a la familia el derecho a uso. Ya adentro, me pidieron propina, le dejé un clip que traiba en el pantalón, pá’lgo ha de servir. Pero eso sí, ¡qué baños caramba! Traían agua corriente, le jalabas a la palanquita y salía un chorro, en mi casa, es de a cubeta cuando hay agua, eso sí que es tener dinero, caray.

Cuando salí del baño Don Fulgencio se me puso enfrente, como en esos momentos la gente se pone sensible, supuse que me daría las gracias por asistir y a luego me abrazaría chillando. Le di la mano con nervio.

Hoy se te vence una letra, Bernardino –me dijo nomás mirando mi palma y guardando la suya en el bolsillo, se recargó con un hombro en el muro pa’ no dejarme pasar.
¿Qué no era en la otra semana, Don Fulgencio? –y guardé mi mano, no me la fuera a morder–. No traigo, me vine a la carrera con la urgencia de la situación, usté ve.
¿No miras que traigo necesidá?
Pues sí, pero no tengo aquí conmigo. Déjeme pasar para darle las condolencias a su nietecita…
–Mira, Bernardino… te doy oportunidá nomás porque no estamos a tres cuadras de tu casa. No me pagues hoy, pero mañana paso y te cobro dos letras con todo e intereses.
–¿Y si se la pago en este momento?
–Me pagas solo la de este mes como ya habíamos quedado y te perdono los intereses de esa letra por un tercio, nomás porque estoy de necesidá así te la oferto.

¿Habíamos quedado?”, pensé. Pero aún así saqué un pañuelo que siempre traigo para las emergencias, los desamarré y le pagué a Don Fulgencio la letra que me pedía. De verdá que Don Fulgencio estaba compungido, mira que perdonar un tercio del interés…

Me quedé un rato más disfrutando de los sillones del velatorio, total, Don Fulgencio ya me había cobrado derecho de piso, me sentí borrego por aquello de ir por lana y salir trasquilado.

En ese rato más Fermín me contó los detalles del deceso del muchachón de cuarenta y tantos años.

Pues que venía de una fiesta en su camioneta por la madrugada, que una chamaquita del otro pueblo que él pretendía lo rechazó y el no lo aguantó. Él decía que ahora sí, que quería a esa muchachita a la buena, que las demás no habían valido la pena y desaparecían ante esta. Que tanto le dolió que se amargó mucho, se vino borracho y chillando.

En un “no sé cómo” se le ladeó la camioneta y se le volcó. Lo vieron, se acercaron y le reconocieron el sombrero, así que le hablaron luego luego a Don Fulgencio. Don Fulgencio, como trae celular, no esperó y le marcó a la ambulancia desde la parranda en la que andaba. Llegó al mismo tiempo que la ambulancia a donde el accidente. Lo hallaron vivo pero ni se movía, como saco lo metieron a la ambulancia, le pusieron tubos y llegó al hospital privado, pero tantito antes de bajar los de la ambulancia le dijeron a Don Fulgencio: “son tantos pesos” y Don Fulgencio sacó su billetera. Ya en urgencias, lo pasaron a una camilla y luego a una salita y allí lo dejaron. Una enfermera muy amablemente le habló a Don Fulgencio y algo le dijo, Don Fulgencio sacó una tarjeta de bancos y ella pidió que la esperaran, y ellos –porque la madre los alcanzó en el hospital– espere y espere en el frío de la madrugada, vacía, esperando el bip de la señal, porque que en esta ciudá todo eso es muy lento.

Por fin la maquinita timbró, Don Fulgencio firmó y entonces sí, su hijo pasó a urgencias de a rápido, le dieron pronóstico reservado. Don Fulgencio a todo decía que sí, con ojos de vidrio.

Luego se oyeron un montón de bip, bip, bip, y gente corriendo. Viendo lo feo del asunto, Don Fulgencio y su gente ya estaban previniendo un traslado a otro hospital por si fuera necesario, en otra ambulancia o en avión o en helicóptero, “aunque me endeude” decía, no importaba.

Al poco dejaron de sonar las alarmas y salió un doctor a hablar con Don Fulgencio, luego de oírlo Don Fulgencio zangoloteó al doctor gritándole que le pusiera mas cosas: “¡lo que sea doctor, lo que sea que lo salve, no importa cuánto cueste!” y se tiró al piso, hincado, como nunca; el doctor se zafó, meneo la cabeza y desapareció del pasillo. El vidrio se hizo agua…

Cosas de Dios, dijeron.

Como ya se acercaba la hora en que salía la última camioneta pasajera pa’l pueblo y yo ya tenía el chisme completo, me despedí y me fui al velorio de mi primo. Mira tú que juntarse dos muertitos del pueblo en una noche.

De ‘onde me dejó el camión caminé pues a la casa de mi tía, la misma que le hizo mi tío en buenos días. Llegué hambreado, pa’ qué más que la verdad. Ahí luego luego se notó la buena voluntá, me ofrecieron pan de dulce y café sin precio, yo me seguí por el aguardiente, más traiba sed.

Ya sentado y calentado en las sillas de plástico con logo de cervecera, empecé a hablar con cuanto compadre me topaba, si no era mío, de alguien seguro era. Todos hablaban del difunto, Agripino pa’cá, Agripino pa’llá. En vida esos le mentaban madre… yo los oía, pero mi primo no. En la muerte nadie habla mal de nadie, yo creo que porque temen que ahora sí los oigan.

Andaba yo en un rincón, pero ni porque estuviera ahí se me dejaron de acercar un par de señoras que solo veo por la iglesia –por ningún otro lado–, traiban una bolsita con varios billetes y monedas: “Entre hermanos hay que apoyarnos, aporte su gusto para los gastos de la familia que ya sabe, son muchos y hay necesidá.” Con toda mi buena voluntá saqué un diez y sentí un codazo, saqué otro diez y recibí un pisotón, a mi cara de pregunta la vieja replicó: “¿Qué? ¿A poco no trae más? Que poco quería usté a su primo, si yo los vi que eran como hermanos, si así lo traiciona usté, no me sorprende que se haya querido ir” y como me empezara a esculcar, por las buenas saqué de nuevo mi pañuelo y le puse un $100, $120 en total. Nunca vi de nuevo esa bolsita, ni siquiera en las manos de mi tía que seguía viendo ‘onde colocaba sus pocas gallinas que le quedaban.

Me moví de rincón y caminando por la casa busqué un poco de paz, llegué a los dormitorios. Reconocí una resortera de las buenas que mi primo había hecho y me ofreció en una tirada de piedras: “Si me ganas, es tuya”, me dijo. Y me ganó. Pero esa resortera ya estaba en el cuarto de su hermano, ni frío estaba todavía mi primo cuando este ya se la había agarrado pa’sí; mejor la agarro yo, al fin que, después de él, por derecho era mía, él me la ofreció. Y me la guardé bajo la camisa.

Así en la vela me la pasé de ‘salud’ en ‘salud’ ‘pal muerto, porque así ha de ser por acá pa’ aguantar la noche, hasta que ya no me di cuenta y me dormí en la silla. Me despertó el sol y revisé la botella, menos mal, aún tenía agua que raspa, sorbí lo que quedaba.

De aquí se mira el féretro que está en la sala, gris, opaco, nada se refleja, se le mira el cobre por una pequeña raspada que se le hizo cuando lo ponían sobre el pedestal, recordé a los que ni cajón les toca.

Ya se ha corrido la voz, el entierro será a las 4, no antes porque tiene que llegar familia que viene en autobús y se hace como 14 horas. Mientras a esperar, voy por un poco de pan con mi tía, seguro tiene, cargo hambre.

https://ichef.bbci.co.uk/news/660/cpsprodpb/E78E/production/_90087295_genes_thinkstock.jpg

Mientras me como el pan pego oreja y oigo a dos señoras con los detalles de mi primo:

Que falleció de enfermedá, pero que no se la detectaron a tiempo, que cuando fueron al médico le dieron cita pa’ dentro de dos meses, que regresaron en esos dos meses y pa’ entonces le dijeron: “La enfermedá ya está avanzada, ahora hay que operarle, pida cita, pero no hay disponible sino hasta dentro de 6 semanas”. “¿No puede hacerse antes doctor”. “Sí, pero no aquí, en el hospital privado. La operación ha de estar como en unos $20,000, más los cuidados postoperatorios, en total le ha de salir como en unos $40,000”. “No, pues cómo, si ganamos como $100 al día entre todos. Pedimos cita, doctor. Gracias”.

Quince días habían pasado cuando mi primo se puso mal, de madrugada, así que mi tía salió a la calle, no había camionetas ni taxi, le habló a la ambulancia y que le cobraba, que fiado nada; le hablo a otra ambulancia del gobierno, pero que estaba descompuesta, que le mandaban una que estaba en el otro pueblo pero que tardaba. Luego de una hora, mi tía por fin consiguió que su vecino le ayudara a llevarlo al hospital del gobierno, pero que luego le diera dinero nomás pa’ la gasolina, porque esa no la dejan gratis ni pa’ favor. Ya en el hospital tardaron como otra hora en aceptarlo y mi primo grita y grita, que le dolía y que le dolía, a ratitos se callaba, pero era que se desmayaba. Por fin entró al hospital, a urgencias, y ahí esperó otra hora a que lo atendiera un doctor, porque había cambio de turno. Cuando por fin lo atendieron, le hablaron aparte a mi tía y le dijeron algo, dio un grito y pronto intentó no chillar, en suspiros chiquititos le dijo a mi primo que no se preocupara, que aguantara, que todo saldría bien. El doctor le había dicho que con tiempo antes seguro se salvaba, que tenían medicamento para curarlo pero que ya no era tiempo, ya le habían dicho que dejara el chile de más hace años, hoy tenía 22. La noche con su callado hace más densos los alaridos de los que se quejan. A la mañana, ya solo era mi tía sollozando con los gallos de fondo sobre el pecho de mi primo, que tenía los ojos fijos en el techo. “Qué bueno que ya no sufres mijo, que bueno que ya no estas sufriendo” decía mi tía…

Cosas de Dios, dijeron.

Ya es la hora del entierro, acaba de terminar la misa. El camión que alquilaron y la carroza ya están acá. Cargaron el féretro a la carroza y los demás nos subimos al camión como de 20 años de viejo que se zangoloteaba por todo el camino y levantaba tolvanera hasta que salimos a carretera, no sabíamos si cerrar las ventanas para evitar el polvo o dejarlas abiertas por la calor.

Pasandito la cabecera está el cementerio, ahí nos topamos con los carros y camionetas del entierro del hijo de Don Fulgencio, cada uno en su coche.

Pasaron ellos primero, pagaron preferencia. Luego íbamos nosotros, hasta el fondo del cementerio en una lomita, pero el camión y la carroza se quedaron en el estacionamiento a la entrada, así que hubo que cargar a mi primo por todo el cementerio, y en el paseo, pura gente llorando por todos lados. Metieron a mi primo en una gaveta y antes de echarle cemento, el sacerdote dijo algo así como una misa, iba a prisa porque tenía otro entierro. Mientras decía, me senté en una piedra y desde ahí miré como enterraban en una fosa bajo tierra “a perpetuidá” al hijo de Don Fulgencio, todos cubiertos por una carpa, con una pequeña carrocita que les alquilaron para llevar el féretro del estacionamiento hasta la fosa; a mi primo, porque así a mi tía le alcanzó con las gallinas, lo guardan en una gaveta mientras estamos todos a pleno sol, o lluvia si hubiera, ahí lo van a dejar siete años y a luego lo sacan, lo cocinan, y le dan las cenizas a mi tía, si junta pa’ entonces, le ponen un nicho, si no, se lo lleva Dios sabe a dónde. Mariachis allá abajo, acá silencio, no más un borracho cantando las canciones que cantaba con mi primo. Miré otras gavetas, unas de mármol y otras que apenas si tienen un nombre escrito, y fechas. De aquí a tiempo, hasta eso se borrará.

Así, así sentado le puse prueba a la muerte, y ni por cómo le va a uno en su entierro, ni por el tiempo que puede uno vivir por las medicinas, vi justa a la muerte.

Me calcé mi sombrero y caminé al pueblo.

Los suicidios suben un 3 % hasta las 3.679 muertes en un año